La clase de natación del Colegio en la que un menor perdió la vida

Se reconstruye lo ocurrido en la piscina de la escuela Williams de Ciudad de México, donde falleció Abner, de seis años.


Del precalentamiento al aviso del hospital

Juan Leonardo Álvarez dejó a su hijo, Abner, de seis años, en el plantel de Mixcoac del Colegio Williams. Eran las siete de la mañana del lunes 7 de noviembre y el niño tenía clases de natación más tarde, en el campus de San Jerónimo. Momentos antes de que dieran comienzo las horas lectivas, Abner le comentó a su padre que “no quería nadar”. Dos horas después, Álvarez recibió una llamada de las autoridades escolares: “Su hijo ha tenido un percance en la alberca”. Sin más información de lo ocurrido. Tras otras dos horas marcadas por el silencio, el padre obtuvo la fatal noticia desde el Hospital Infantil Magdalena Contreras: Abner había fallecido.

Las investigaciones derivadas del suceso llevaron a que un juez vinculara a proceso a la profesora de natación y al socorrista de la escuela. Los familiares han pedido incluso el cierre del colegio. EL PAÍS reconstruye lo sucedido en la alberca tras los exhaustivos datos aportados por la Fiscalía de Ciudad de México. La escuela se encargó de trasladar al niño, junto al resto de sus compañeros, al campus de San Jerónimo, el lugar donde se encuentra la alberca del centro, localizado a nueve kilómetros del campus de Mixcoac. Estos son los momentos clave de lo ocurrido:

8.55: primeras imágenes

El grupo de niños llega a las instalaciones. Junto a la alberca, inician un precalentamiento. Apenas unos segundos después, Abner entra a la piscina. En tres minutos, el niño nada con ayuda de un flotador al otro extremo de la alberca y regresa de nuevo al punto inicial. Un minuto después, la profesora de natación le pide que dé otra vuelta más a la alberca, sin permitir al niño que salga de ella. A las 9.05 de la mañana, Abner suelta en algún punto de la alberca el flotador cilíndrico.

9.07: el socorrista abandona el área de las instalaciones

El socorrista del Colegio Williams baja de la silla elevada de vigilancia y camina hacia los vestuarios, lo que supone el abandono del área de trabajo. Han pasado 19 minutos desde que comenzó el precalentamiento.

9.14: Abner vuelve a realizar otro ejercicio en la piscina

La instructora de natación lanza a la alberca una tabla amarilla y le indica a Abner, situado el primero de la fila, que vaya nadando hacia ella. Un minuto después, cuenta la Fiscalía, “se observa un movimiento no sincronizado” por parte del menor, que trata de sostenerse en los separadores que dividen los carriles de la piscina.

En ese momento, la maestra deja de supervisar al niño, que se encontraba dentro del agua, y continúa lanzando tablas a la alberca para que el resto del grupo haga el mismo ejercicio: tirarse al agua e ir nadando hacia ellas.

9.16: momento del “percance”

Apenas unos segundos después de apoyarse en los separadores de los carriles, el cuerpo de Abner se encuentra “aparentemente” inconsciente, señala la Fiscalía. Pasa un minuto. La instructora se da cuenta de la situación. Se mete al agua, lo carga y lo lleva al extremo de la piscina. A las 9.17 llega el coordinador de natación, que coloca el cuerpo del niño en el suelo.

El socorrista vuelve al lugar, han pasado 10 minutos desde que abandonó su posición de vigilancia. Camina tranquilamente hasta el sitio en el que auxilian al niño y únicamente observa. Pasa un minuto y el coordinador le da al guardavidas lo que parece ser un celular. Tras agarrarlo, marcha a la puerta de salida de la alberca. A las 9.20, la doctora del campus de San Jerónimo llega con un botiquín y trata de reanimar a Abner. Momentos después, le administran oxígeno.

9.37: piden una ambulancia

Pasan 21 minutos desde que el niño se quedó inconsciente junto a uno de los separadores de la alberca. El Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) recibe el reporte de emergencia para que la ambulancia acuda al plantel. 24 minutos después, llegan los elementos del ERUM al centro y comienzan las maniobras de reanimación cardiopulmonar. A las 10.05, las autoridades médicas trasladan a Abner al exterior de las instalaciones con una camilla, conectado a un tanque de oxígeno y, a los dos minutos, lo suben a la ambulancia.

10.31: comunicado del fallecimiento

Ha pasado una hora y 36 minutos desde que comenzó el precalentamiento en las instalaciones de San Jerónimo. Una hora y cuarto desde que Abner pareciera quedarse inconsciente. Las autoridades sanitarias confirman al padre el fallecimiento del niño.

La familia defiende que no obtuvo información por parte de la escuela sobre lo ocurrido en la clase de natación. Solo supo que Abner “había tenido un percance en la alberca”, aseguró el padre. La tía de niño, Lorena Álvarez, contó a este diario los detalles sobre cómo la familia vivió lo ocurrido, desde la primera llamada del Colegio Williams, hasta el traslado al Hospital Infantil Magdalena Contreras. Opacidad, respuestas confusas, un extraño aviso de reanimación, una videollamada con el cardiólogo y el traslado a otro centro de salud.

La Fiscalía detuvo el pasado domingo a la profesora de natación y al socorrista de las instalaciones. Cinco días más tarde, un juez vinculó a ambos a proceso. La noticia fue asimilada con “rabia” por parte de la familia, según contaba Álvarez. La tía del niño se refería a los detenidos como “una maestra totalmente descuidada y sin la capacitación necesaria” y un socorrista “que abandona tranquilamente su área de trabajo” cuando Abner estaba inconsciente. Desde un inicio, la familia criticó la llegada de versiones que buscaban “responsabilizar” al niño. A través de las redes, Álvarez compartió el certificado de defunción del Abner, que murió por ahogamiento (“asfixia por sumersión”).

Las autoridades educativas suspendieron el pasado viernes las actividades extraescolares del Colegio Williams. Hasta el momento y con correspondencia a la investigación, dichas actividades, entre las que se encuentra la natación, se mantienen suspendidas en los planteles de San Jerónimo y Ajusco hasta el aviso de las autoridades. Tras lo ocurrido, las clases de horario lectivo también fueron canceladas, aunque se retomaron el pasado miércoles.

Deja un comentario