Conoce a Mike, el pollo que vivió sin cabeza durante un año y medio

El ave fue decapitada en un mercado de Colorado, Estados Unidos; sin embargo, no murió y vivió durante varios meses sin su cabeza. Conoce su historia en esta publicación.

La historia de Mike es hasta ahora una de las más raras y trágicas que se pueda leer. El pollo fue mutilado y aun así logro sobrevivir durante un año y medio con ayuda de personas que le daban agua a través de un pedazo de su esófago.

Sucedió en una granja de Colorado, en Estados Unidos. Al ave le habían cortado la cabeza para llevarlo al mercado y lograr intercambiarlo. Era el 10 de setiembre de 1945 cuando, en la finca de Lloyd y Clara Olsen, se disponían a sacar a los animales muertos para venderlos en la feria.

Dueños de Mike

Mike era uno de esos sacrificados. Su cuerpo inerte fue arrojado a un balde, mientras que sus dueños atendían otros quehaceres, pero pronto advirtieron un movimiento que los alertó. El pollo decapitado se recompuso y empezó a caminar.

¿Cuál es la explicación?

Normalmente, es común que los pollos caminen durante algunos segundos luego de que se les mutile la parte superior del cuerpo. Aunque esto sea algo convencional, no deja de causar impresión. Y ese fue el caso de Mike.

Los dueños esperaron que muera, pero el animal no lo hacía. Lo metieron a una caja de manzanas esperando que al día siguiente su agonía haya terminado, pero a la mañana siguiente el animal seguía de pie y respiraba.

Mike

El doctor Wayne J. Kuenzel publicó una investigación respondiendo a este hecho. Él mencionó que “el cráneo de un pollo contiene dos aberturas para los ojos que permiten empujar el cerebro dentro del cráneo. De esta manera, se puede cortar parte del cerebro, pero habría manera de que siguiera funcionando y pudiera sobrevivir”.

Por lo que se entiende que, a pesar del corte, tiene aún una parte intacta que es crucial para la supervivencia. “En el momento en que separas el cerebro del cuello, al igual que en los humanos, obtendrás un tremendo movimiento de las extremidades”, agregó Wayne.

¿Qué pasó con el animal?

La prensa local y distintas personas se enteraron de este extraño suceso y difundieron la historia. Durante un tiempo, el pequeño pollo fue una atracción cruel para los niños y adultos que se aceracaban a la granja.

Se mantenía con vida debido a que sus dueños le daban leche y agua con una jeringa, y además, le limpiaban los fluidos nasales que acumulaba en su esófago.

Mike era alimentado con la ayuda de una jeringa.

El animalito falleció en 1947, cuando sus dueños lo llevaron a Phoenix como parte de una nueva exhibición. Mike se ahogó con sus propios fluidos luego de más de un año de haber sobrevivido sin una parte fundamental de su cuerpo.

Lamentablemente, las personas querían saber si lo que le pasó a Mike era normal y común, así que varias de ellas decapitaron a sus pollos esperando que alguno sobreviva como Mike, lo cual no sucedió.

Deja un comentario