Mató a 2 mujeres de Tacoma en los años 80, salió de prisión el 2010. Ahora regresará

Después de pasar décadas en prisión por matar a dos mujeres a fines de la década de 1980 en Tacoma, además de algunos breves períodos tras las rejas en la década de 2010 por cargos de drogas, un asesino convicto regresa a prisión luego de una investigación encubierta de narcóticos por parte de la policía de Lakewood.

Nick Lynn Campas, de 64 años, se declaró culpable la semana pasada en el Tribunal Superior del Condado de Pierce de dos cargos de posesión ilegal de una sustancia controlada con la intención de entregar y posesión ilegal de un arma de fuego en primer grado. El juez Stanley Rumbaugh lo condenó a 12 años de prisión.

En 1988, Campas fue sentenciado a unos 26 años de prisión por apuñalar a muerte a una mujer en Tacoma. Un poco más de 14 años después de su condena en prisión, la tecnología de ADN ayudó a vincularlo con otro asesinato de una mujer en una casa de South End que ocurrió en 1987, se declaró culpable y fue sentenciado a más de nueve años.

Campas estuvo encarcelado hasta julio de 2010, dijo el fiscal adjunto Dru Swaim.

Dadas esas condenas, Campas habría enfrentado una sentencia en su último caso de cadena perpetua sin libertad condicional según la ley estatal de tres golpes (three strike) si hubiera sido condenado en el juicio por sus cargos originales.

En cambio, la fiscalía y la defensa recomendaron la sentencia de 12 años como parte de un acuerdo de culpabilidad. En un correo electrónico, Swaim escribió que el abogado del acusado informó a la corte que Campas tiene problemas de salud significativos, lo cual fue confirmado por los registros médicos y las hospitalizaciones pendientes de juicio del hombre.

“Dada su avanzada edad y condición médica, una sentencia de doce años es apropiada para abordar su comportamiento criminal y proteger la seguridad pública”, dijo Swaim.

En una breve llamada telefónica, el abogado defensor público de Campas se negó a dar más detalles sobre las complicaciones de salud de su cliente.

Según los documentos de acusación, Campas fue arrestado en junio de 2019 después de que un informante confidencial que trabajaba con el Departamento de Policía de Lakewood les contara sobre un hombre que vendía heroína. El informante hizo arreglos para comprarle drogas y la policía arrestó a Campas en un automóvil poco después.

El informante dijo que antes le habían comprado droga a Campas y que lo habían visto con un arma de fuego. Según el documento de causa probable, la policía obtuvo una orden de allanamiento para el auto de Campas y encontró una pistola calibre .22 cargada, una balanza digital y una bolsita que contenía metanfetamina.

Campas le dijo a la policía que había comprado el auto hace un par de semanas a un coleccionista de armas y dijo que podría haber un arma de fuego adentro. El acusado negó haber vendido drogas, pero dijo que las había vendido en el pasado, según los registros.

También se encontró dinero en el automóvil, que los oficiales identificaron como efectivo que le proporcionaron a su informante para realizar la compra. Campas les dijo a los oficiales que eran ganancias de casino.

Deja un comentario