Madre de Kent enfrenta cargos de asesinato acusada de matar a su hijo de 2 años

Una madre local está tras las rejas, sospechosa de matar a su hijo de 2 años, José. Los fiscales y la policía de Kent creen que Sandy Fernández, de 19 años, golpeó a su hijo varias veces, lo que provocó su muerte.

Fernández está detenida en el Centro Correccional del Condado de King con una fianza de $1 millón.

Casey McNerthney, de la Oficina del Fiscal del Condado de King, dice que la fianza refleja la brutalidad del crimen. “La acusada asesinó a su hijo de 2 años golpeándolo más de una vez en el abdomen y estrellándolo contra un piso de madera. Estos ataques resultaron en lesiones internas masivas”.

Una autopsia revela que, en el momento de la muerte, José tenía el cráneo fracturado, la mandíbula fracturada y hemorragia interna.

Los abuelos de José, Shaun Earl y Jaime Bentley, dicen que no tenían idea de lo que era capaz de hacer la expareja de su hijo. Estaban desconsolados y horrorizados.

¿Cómo no puedes amar a un niño? Ya sabes, especialmente tu propio hijo”, dijo Earl.

Si hubiéramos podido saber y de alguna manera haber solicitado sacarlo de esa casa, él estaría con nosotros, y estaría vivo, feliz, amado y cuidado”, dijo Bentley, la abuelastra de José.

Cuentan que su relación con Fernández era tensa y que ella impedía que ellos y su hijo fueran parte de la vida de José.

Le hemos ofrecido ropa, todos le hemos ofrecido pañales. Quiero decir, nos hemos acercado tantas veces. Y ella nunca quiso nada de eso”, dijo Bentley.

Los fiscales dicen que Fernández vivía con su nuevo novio, Cristian García, y su hijo en un motel en Kent, donde trabajaba. La cama de José era una manta sobre el suelo de madera.

Durante el interrogatorio, los fiscales dicen que Fernández admitió haber golpeado a José en el abdomen en dos ocasiones. También describió cómo enfrentaba un estrés cada vez mayor desde que se mudó de la casa de su madre, y en un momento le dijo a la policía “como si odiara decirlo, pero todo lo que quería hacer era estrangularlo“.

Earl dice que desearía haber sabido sobre el abuso y las luchas de Fernández antes de que fuera demasiado tarde.

Todos tienen culpa, deseando que todos hubiéramos podido hacer más. Pero nuestras manos estaban atadas. Y, ya sabes, él solo quería ser amado”, dijo Earl.

Fernández será procesada el próximo jueves.

Deja un comentario