Una joven de 17 años salió nadando de su casa inundada con su perro y esperó horas en un techo para ser rescatada

La madrugada del jueves, Chloe Adams, de 17 años, se despertó con una pesadilla. Aguas torrenciales salían de los desagües del baño, burbujeaban a través de los azulejos de la cocina y rodeaban rápidamente su casa.

Chloe, que vive con su abuelo en Whitesburg, Kentucky, estaba sola, sin nadie más que su compañera de confianza, Sandy, la perra que ha tenido desde que era pequeña.
Había agua hasta donde podía ver”, le dijo a CNN en un mensaje. “Tuve un ataque de pánico en toda regla“.
Pero estaba decidida a salir a salvo y llevarse a su perro con ella.

Chloe mucho más joven con su perro, Sandy, a quien rescató. “Estos son hace muchas lunas”, dijo Terry Adams, el padre de Chloe.

Al menos 16 personas murieron en las fuertes lluvias del jueves y las inundaciones generalizadas en el este de Kentucky y cientos de personas perdieron todo lo que tenían, dijo el viernes el gobernador Andy Beshear.

Los abuelos de Chloe estaban en una casa a solo unos metros de distancia, separados de su nieta por las aguas torrenciales. Le gritaron, instando a Chloe a quedarse adentro hasta que llegara la ayuda. Pero con poco servicio celular y un centro 911 que, probablemente abrumado, no respondía a sus llamadas, Chloe dijo que se dio cuenta de que necesitaba salir para sobrevivir.

Lo siguiente que pensé fue que necesitábamos nadar hasta la casa de mi tío“, donde se refugiaba el resto de su familia, dijo. “Puse a Sandy en el agua momentáneamente para ver si podía nadar. Pero no podía, así que la cargué y volví adentro, vadeando el agua hasta la cintura para tratar de localizar algo que pudiera flotar para ponerla“.

Después de experimentar con otros muebles, Chloe colocó a su perro dentro de un cajón de plástico de su armario para mantenerlo seco, y luego colocó el cajón sobre un cojín del sofá para mantenerlo a flote.

Finalmente tuve un plan que creía… podría funcionar“, dijo. “Conocía los peligros de tratar de nadar en aguas profundas y en movimiento, pero sentí que no tenía otra opción“.

Nadó en las aguas frías, empujando el cojín de Sandy frente a ella, hasta que llegó al delgado techo de un edificio de almacenamiento cercano; la única parte de la estructura aún no sumergida.

Allí, los dos se sentaron durante más de cinco horas antes de que la prima de Chloe rescatara a la adolescente y a su perro con la ayuda de un kayak. Cerca de allí, la familia de Chloe, refugiada en el segundo piso de la casa de su tío, la vigilaba y hablaba con ella mientras esperaba ayuda.

Cuando la adolescente regresó a la casa de su abuela, se derrumbó, “por el alivio de saber que Sandy y yo sobrevivimos a la inundación“, dijo.

Mi corazón está con todas las demás personas que perdieron y sufrieron mucho más que yo en esta horrible devastación“, agregó Chloe.

En una publicación de Facebook después del rescate, Terry Adams, el padre de la adolescente, llamó a su hija una “héroe“.

Perdimos todo hoy“, escribió. “Todo excepto lo más importante“.


📷 Foto de carátula: Chloe Adams sosteniendo a su perro, Sandy, sentado en el techo de un edificio de almacenamiento cercano.

Deja un comentario