8 consejos para lograr que tu hijo sea más inteligente

Según estudios realizados, la inteligencia tiene un componente genético importante pero también influyen mucho los factores ambientales. Descubre cómo puedes hacer que tu hijo sea más inteligente.

A día de hoy, parece que no existen estudios concluyentes sobre si la inteligencia es hereditaria, genética o depende de nuestras habilidades. Sin embargo, hay estudios que apuntan en mayor medida por su carácter hereditario pero también advierten de la influencia del factor ambiental. Lo cierto es que todos nacemos con inteligencia pero depende de nosotros desarrollarla más o menos.

Eso sí, hay que distinguir dos tipos de inteligencia: “La inteligencia intelectual es la capacidad que posee una persona para analizar diferentes situaciones. Por otro lado, la inteligencia emocional es la capacidad de controlar las emociones, nos ayuda a tener autocontrol para manejar adecuadamente las relaciones interpersonales y a tener mejor aptitud ante las situaciones que en la vida se nos presenta”, explica la psicóloga familiar Belen Castiglione. Y puntualiza: “Actuar de manera inteligente es tener sentido común en nuestra vida diaria, tener las herramientas para adaptarnos, y vivir de la mejor manera, tomar decisiones y formar una idea de la realidad que nos rodea”. Para ello, la psicóloga nos da 8 consejos que podemos aplicar con nuestros hijos para poder desarrollar su inteligencia tanto mental como emocional.

1. Comparte los valores con tus hijos, el respeto es fundamental

Los momentos críticos o de mayor conflicto en casa serán aquellos de los cuáles nuestros hijos sacarán un mayor aprendizaje. No deben verse como problemas, sino como todo lo contrario. Tal y como nos cuenta la psicóloga: “Los niños deben aprender estrategias de afrontamiento para otras circunstancias similares en el futuro. Ser un buen ejemplo de resolución de conflictos ante las diferentes dificultades que puedan surgir en la vida diaria es muy importante. Entereza, calma, paciencia, empatía, son claves para resolver los conflictos. Con una comunicación abierta y con sensibilidad, de esta manera existirá una estrecha relación entre padres e hijos. Es necesario que los padres aprendan a escuchar de forma empática a sus hijos, evitando el etiquetado negativo o las críticas”.

2. Respeta los deseos y sueños de tus hijos, enséñale diferentes opciones

“Los niños, desde pequeños, es bueno que practiquen la toma de sus decisiones, ante distintas opciones, y por lo tanto, encuentren soluciones. Necesitan ver lo que sucede cuando hacen elecciones basadas en el sistema de valores de su familia y qué sucede cuando eligen hacer caso de las normas de la familia a cuando toman otras decisiones. Permitir que los hijos actúen por su cuenta es importantepara que se conviertan en adultos”, asegura la experta.

Y es que cuanto antes aprenda a expresar sus deseos y preferencias, su evolución y crecimiento será mucho mayor y más positivo. Le brindará un gran sentido de la responsabilidad y les ayudará a desarrollar la autoestima. “Los deseos y emociones de tus hijos son imprescindibles para un buen desarrollo emocional. No importa cuál es el sueño de tu hijo, lo importante es que sepa que estás ahí para escucharle, comprenderle y apoyarle”, añade.

3. Inculcar la lectura familiar como momento de ocio y vínculo

Otra de las claves para criar niños inteligentes, es desarrollar la lectura. Según los expertos, este hábito aporta grandes beneficios a los niños, tanto a nivel académico como emocional. “Las historias pueden ayudar a los niños a construir un vocabulario amplio que les ayuden a hablar de los sentimientos e ilustrar las diferentes formas en que pueden controlar su ira, miedo y tristeza”, nos cuenta la experta.

4. Poner límites

Cuando hablamos de límites es necesario que los hijos sepan hasta dónde pueden pedir y hasta dónde, como padres, podemos dar. “Muchas veces las peticiones son pruebas que nos ponen para ver si pueden obtener aquello que quizás el día anterior no consiguieron. En estos casos, hay que mantenerse firmes. Esto es uno de los puntos más importantes en la educación de los hijos, necesitamos transmitirles que nuestra palabra vale. Esto, por un lado, les dará seguridad al saber que cuando decimos algo lo cumpliremos. Y, por otro lado ,ayudará a establecer los límites que queremos con ellos”, afirma la psicóloga.

Se hace imprescindible, por tanto, cumplir nuestra palabra ya que de ello dependerá que nos tomen en serio.

5. Dar ejemplo a nuestros hijos

La psicóloga, nos pone como ejemplo: “Mentir delante de los hijos es lo peor que un padre puede hacer. No solo les demostramos que nuestra palabra no vale, sino que hacemos lo que siempre les decimos que no hagan. Indirectamente, estamos demostrándoles que ellos también pueden mentir y que no serán castigados por ello. Los hijos no solo nos escuchan, sino que ven nuestras actitudes”.

Para que tus hijos se comporten como personas inteligentes y quieres que tomen determinadas actitudes y conductas, el primero que debes comportarte así eres tú, como padre.

6.- Hacer deportes

Los deportes aportan múltiples beneficios en la infancia y adolescencia, desde el bienestar físico hasta la transmisión de valores y así lo razona la experta:

  • El deporte favorece el proceso de crecimiento, debido a la estimulación que se produce en el tejido óseo y muscular.
  • Ayuda en el desarrollo de capacidades como la percepción espacial, la coordinación, la agilidad y el equilibrio.
  • Permite conocer las limitaciones de nuestro cuerpo, mejora el autocontrol.
  • Ayuda a prevenir el sobrepeso y la obesidad.
  • Potencia la creación de hábitos saludables: la alimentación más equilibrada, hábitos de higiene.
  • Y también fomenta la organización de tareas, el respeto, estar conectados con el compañerismo, el compromiso y el esfuerzo.

7. Los padres deben ser demostrativos

A todos nos gusta ser queridos, y esto es así porque: “Sentir que importamos a nuestros padres, amigos, genera autoconfianza, proporciona sensación de protección y seguridad, estimula autoestima, aumenta la sensación de alegría, disminuye la ansiedad y fortalece el vínculo con nuestros hijos”, asegura la experta.

8. Limita el uso de pantallas

Por todos es sabido la cara dulce y amarga de las pantallas y que, todo uso excesivo y fuera del tiempo considerado como ‘permitido’ se convierte en algo negativo. Por ello, otra de las formas de ayudar a nuestro hijo a ser inteligente es apartándole de estas.

La psicóloga advierte la importancia de poner límites: “La tecnología genera problemas de inatención e impulsividad en los niños. Cuando un niño utiliza una tecnología se genera dopamina en su cerebro, que es algo placentero. Como esos niños están acostumbrados a sentir ese placer, cuando dejan de tenerlo se sienten inquietos y aburridos. El abuso de la tecnología retrasa el desarrollo motor y del habla, la sociabilización, perjudica el sueño… Otros de los grandes peligros es la exposición a información falsa, contenidos inapropiados y a algún peligro que afecte a su privacidad”.

Deja un comentario