La foto de la “Niña del napalm” cumple 50 años: Historia de la foto que definió de la guerra de Vietnam

La horrible fotografía de niños que huyen de un ataque mortal con napalm se convirtió en una imagen definitoria no solo de la guerra de Vietnam sino del siglo XX. Humo oscuro ondeando detrás de ellos, los rostros de los sujetos jóvenes están pintados con una mezcla de terror, dolor y confusión. Los soldados de la 25ª División del ejército de Vietnam del Sur los siguen impotentes.

La imagen, que fue tomada en las afueras de la aldea de Trang Bang el 8 de junio de 1972, capturó el trauma y la violencia indiscriminada de un conflicto que se cobró, según algunas estimaciones, un millón o más de vidas civiles. Aunque oficialmente se titula “El terror de la guerra”, la foto es más conocida por el apodo que se le da a la niña de 9 años que aparece en el centro desnuda y gravemente quemada: “Niña del napalm”.

La niña, identificada desde entonces como Phan Thi Kim Phuc, finalmente sobrevivió a sus heridas. Esto fue gracias, en parte, al fotógrafo de Associated Press Nick Ut, quien ayudó a los niños después de tomar su imagen ahora icónica. Cincuenta años después de ese fatídico día, la pareja todavía está en contacto regular y usa su historia para difundir un mensaje de paz.

“Nunca olvidaré ese momento”, dijo Phuc en una videollamada desde Toronto, donde ahora reside.

El pueblo de su infancia, Trang Bang, a menos de 45 kilómetros al noroeste de Saigón (ahora Ciudad Ho Chi Minh), había sido ocupado por fuerzas comunistas del norte del país. Según un informe de la época de The New York Times, el ejército de Vietnam del Sur había pasado tres días tratando de expulsarlos y reabrir la carretera cercana. Esa mañana, la fuerza aérea del sur envió aviones Skyraider propulsados por una hélice para arrojar napalm, una sustancia que causa quemaduras graves y se adhiere a los objetivos, sobre las posiciones enemigas.

Phuc y su familia se habían refugiado con otros civiles y soldados de Vietnam del Sur en un templo budista. Al escuchar los aviones de su propio ejército en lo alto, los soldados instaron a todos a huir, por temor a un ataque. Trágicamente, el grupo fue confundido con el enemigo.

“Giré la cabeza y vi los aviones, y vi cuatro bombas aterrizando”, dijo Phuc. “Entonces, de repente, había fuego por todas partes, y mi ropa estaba quemada por el fuego. En ese momento no vi a nadie a mi alrededor, solo fuego.

“Todavía recuerdo lo que pensé”, agregó. “Pensé: ‘Dios mío, me quemé, seré fea y la gente me verá de otra manera’. Pero estaba tan aterrorizada”.

Otra de las imágenes de Ut de ese día muestra a una abuela vietnamita cargando a su nieto gravemente quemado. (Crédito: Nick Ut/AP)

Phuc se arrancó lo que quedaba de su ropa y corrió por la ruta 1. El fotógrafo vietnamita Ut, que tenía 21 años en ese momento, estaba entre varios periodistas ubicados fuera de la aldea que anticipaban más conflictos ese día.

“Vi a Kim corriendo y ella (gritó en vietnamita) ‘¡Está muy caliente! ¡Está muy caliente!’”, dijo en una videollamada desde Los Ángeles. “Cuando le tomé la foto, vi que su cuerpo estaba muy quemado y quise ayudarla de inmediato. Puse todo mi equipo de cámara en la carretera y puse agua en su cuerpo”.

Entonces puso a los niños heridos en su camioneta y los llevó durante 30 minutos a un hospital cercano. Pero al llegar, el hospital le dijo que no había espacio, y que tendría que llevarlos a Saigón.

“Dije: ‘Si pasa una hora más (sin tratamiento), morirá”, recordó, y agregó que inicialmente temía que Phuc ya hubiera muerto en su vehículo durante el viaje.

Ut finalmente convenció a los médicos de que los acogieran mostrándoles su pase de prensa y diciéndoles que la imagen de los niños se vería en los periódicos de todo el mundo al día siguiente (hablando con Vanity Fair en 2015, recordó sus palabras exactas a el hospital como: “Si uno de ellos muere, estarán en problemas”).

La foto recorrió todo el mundo

Desde el hospital, Ut fue a la oficina de Associated Press en Saigón para revelar las fotos. Sus imágenes dijeron mucho de ese día en la historia: una bomba capturada en el aire debajo de un Skyraider, un espeso humo negro subiendo en el cielo de Trang Bang, una víctima siendo transportada en una camilla improvisada. Una imagen menos conocida muestra equipos de televisión y soldados de Vietnam del Sur reunidos alrededor de Phuc, con la piel de la espalda y los brazos chamuscados por la gelatina inflamable que convirtió al napalm en un arma muy controvertida.

Pero el fotógrafo supo de inmediato que una imagen se destacaba entre las demás.

“Cuando regresé a mi oficina, el (técnico del cuarto oscuro) y todos los que vieron la foto me dijeron de inmediato que era muy poderosa y que la foto ganaría un Pulitzer”.

Tenían razón: Ut recibió el premio Pulitzer por fotografía de noticias en 1973. Su imagen también fue nombrada World Press Photo of the Year después de que apareciera en las portadas de más de 20 diarios estadounidenses importantes.

Una foto de archivo tomada por el fotógrafo de Associated Press Nick Ut el 8 de junio de 1972 de un Skyraider lanzando una bomba de napalm sobre la aldea de Trang Bang. (Crédito: Nick Ut/AP)

No hay evidencia que respalde la afirmación apócrifa de que “la Niña del Napalm” aceleró el final de la Guerra de Vietnam, que continuó hasta 1975 y vio a los comunistas finalmente tomar el control del sur del país respaldado por Estados Unidos. Tampoco pareció tener un gran impacto en la opinión pública estadounidense, que ya se había vuelto en contra de la participación de Estados Unidos en el conflicto a fines de la década de 1960 (la presencia militar estadounidense en Vietnam del Sur, después de casi dos décadas, se había retirado casi por completo cuando Ut capturó su imagen). Sin embargo, la foto se convirtió en un símbolo del sentimiento contra la guerra.

Su descripción de los horrores del napalm fue tan conmovedora que Richard Nixon preguntó en privado si era “una solución”. En las grabaciones de la Casa Blanca publicadas décadas después, el presidente de EE.UU. especuló que la imagen había sido escenificada, una acusación que Ut dijo que lo había “enfadado mucho”.

Phuc, mientras tanto, pasó 14 meses en hospitales siendo tratada por sus heridas. Dos de sus primos habían muerto en el bombardeo. Pero trató de superar el ataque y la imagen que se vio en todo el mundo.

“Cuando era niña, estaba muy avergonzada, para ser honesta”, dijo. “No me gustó esa foto para nada. ¿Por qué me tomó la foto? Nunca quise verla”.

Soñaba con ser doctora, pero el gobierno comunista de Vietnam rápidamente la sacó de la escuela de medicina para usarla en campañas de propaganda. Ella recuerda a los periodistas que viajaron desde el extranjero para escuchar su historia, pero luchó con la atención.

“Realmente afectó mi vida privada”, dijo, y aseguró que a veces quería “desaparecer”.

“No podía ir a la escuela. No podía cumplir mis sueños. Entonces, como que la odiaba”.

Un símbolo de esperanza

Fue solo después de que Canadá le concedió asilo político a Phuc en 1992 que se sintió inspirada a usar su tragedia personal para un bien más amplio. Escribió un libro sobre sus experiencias y estableció Kim Foundation International, una organización benéfica que brinda ayuda a los niños de la guerra. Fue nombrada embajadora de buena voluntad de las Naciones Unidas en 1997 y da discursos en todo el mundo sobre la historia de su vida y el poder del perdón.

El mes pasado, ella y Ut, a quien todavía se refiere cariñosamente como “tío”, le presentaron una copia de la fotografía al papa Francisco en la Plaza de San Pedro.

“Me di cuenta de que, ‘Vaya, esa foto se ha convertido en un regalo poderoso para mí. Puedo (usarlo) para trabajar por la paz, porque esa foto no me ha dejado ir”, dijo.

“Ahora puedo mirar hacia atrás y abrazarla… Estoy tan agradecida de que (Ut) pudiera registrar ese momento de la historia y registrar el horror de la guerra, que puede cambiar el mundo entero. Y ese momento cambió mi actitud y mi creencia de que puedo mantener vivo mi sueño para ayudar a otros”.

Nick Ut y Kim Phuc fotografiados juntos en mayo de 2022 en Milán, Italia. (Crédito: Pier Marco Tacca/Getty Images Europe/Getty Images)

Después de años de operaciones y terapia, Phuc aún sufre los efectos adversos de las quemaduras sufridas ese día. Recientemente se sometió a tratamientos con láser en EE.UU., aunque experimenta un dolor continuo debido a sus lesiones.

Pero, ahora con dos hijos, Phuc atribuye a su fe cristiana el haberla ayudado a “seguir adelante”.

“Ahora, 50 años después, estoy muy agradecida y ya no soy una víctima de la guerra. Soy una sobreviviente y tengo la oportunidad de trabajar por la paz”.

Ut, que ahora está jubilado, todavía cree en el poder de la fotografía de conflictos. Haciendo referencia a la guerra en Ucrania, dijo que la disciplina es “tan importante ahora como lo fue en Vietnam”. Y aunque los lectores de hoy son bombardeados con imágenes de varias fuentes, el efecto acumulativo puede ser tan impactante como las imágenes únicas e icónicas de los periódicos de generaciones pasadas, dijo.

“Cuando estaba tomando fotos en Vietnam, las cosas eran mucho más lentas y no teníamos redes sociales”, dijo. “Ahora, tienes una gran cantidad de fotos, pero es tan instantáneo, en términos de decir la verdad y mostrarla al mundo, que también es increíblemente poderosa”.

Deja un comentario