Estudiantes de Johns Hopkins inventaron una cinta comestible para mantener cerrados los tacos

Un grupo de estudiantes de ingeniería química y biomolecular consiguió acabar con el problema de los también conocidos wraps o burritos. Gracias a su adhesivo comestible pueden cerrarse sin desparramarse ni que los ingredientes se salgan.

Las comidas desordenadas y caóticas podrían ser cosa del pasado para los amantes de los burritos gracias a un grupo de estudiantes de ingeniería de la Universidad Johns Hopkins y su invento para salvar el almuerzo. Apodada “Tastee Tape”, la invención es simplemente una cinta adhesiva comestible diseñada para mantener juntos burritos, gyros, wraps y cualquier tipo de comida que tiende al desorden.

Sus inventoras, un grupo de estudiantes de ingeniería química y biomolecular, partieron de sus propias experiencias con comidas caóticas y desordenadas para hacer realidad su sencilla, innovadora y útil pegatina. La cinta en sí está compuesta por un andamio fibroso apto para uso alimentario y un adhesivo orgánico.

La finalidad de su creación es sencilla: permite que los ingredientes del interior de la fajita, el bocadillo o el wrap permanezcan bien metidos en su interior durante la cocción y el consumo. Puede aplicarse a cualquier alimento y no hay que estar pendiente de ella, ya que puede digerirse sin problema.

“Primero, aprendimos sobre la ciencia en torno a la cinta y los diferentes adhesivos, y luego trabajamos para encontrar contrapartes comestibles”, sostuvo Tyler Guarino, quien se asoció con sus compañeras de ingeniería Marie Eric, Rachel Nie y Erin Walsh para llevar a cabo el proyecto.

Tras probar un amplio abanico de ingredientes y combinaciones antes de decidirse por una receta final, encontraron una propuesta final comestible, segura y con resistencia a la tracción. Por el momento revelaron la fórmula secreta de su composición, ya que se encuentran solicitando la patente. “Lo que puedo decir es que todos sus ingredientes son seguros para consumir, son de calidad alimentaria y son aditivos alimentarios y dietéticos comunes”, añadió Guarino.

El prototipo consiste en tiras rectangulares adheridas a hojas de papel encerado. Solamente hay que retirarla, humedecerla para activarla y aplicarla en el plato. “Tastee Tape te permite confiar plenamente en tu tortilla y disfrutar de tu comida sin desorden”, celebró la estudiante. El equipo presentó el invento en el Día de Diseño de la Escuela de Ingeniería de Whiting ante 400 estudiantes. Si se aprueba la patente, Tastee Tape podría cambiar las reglas del juego para los fanáticos de los burritos y casi cualquier otro alimento que se pueda envolver.

“El Día del Diseño es un hito emocionante en el viaje de nuestros estudiantes desde estudiar ingeniería en el aula y el laboratorio hasta convertirse en ingenieros en ejercicio que se dirigen a tener un impacto duradero y positivo en nuestro mundo”, manifestó por su parte el decano Ed Schlesinger en un comunicado.

Su invención se produce poco después de que la cadena de comida rápida Chipotle, famosa por sus deliciosos burritos, comenzara a probar a un chef robot llamado Chippy para hacer sus tortillas fritas. Chippy se desarrolló en colaboración con la empresa Miso Robotics, con sede en Pasadena, mejor conocida por su otro chef robótico, Flippy, que puede voltear hasta 300 hamburguesas al día.

Para asegurarse de que Chippy cree los chips de tortilla perfectos, Miso Robotics lo entrenó con la receta exacta de Chipotle: harina de masa de maíz, agua y aceite de girasol, así como una pizca de sal y un chorrito de jugo de limón fresco después de cocinar.

Nevielle Panthaky, vicepresidenta culinaria de la compañía, dijo: ”A todos les encanta encontrar un chip con un poco más de sal o un toque extra de lima. Para asegurarnos de no perder la humanidad detrás de nuestra experiencia culinaria, capacitamos a Chippy ampliamente para asegurarnos de que el resultado reflejase nuestro producto actual, brindando algunas variaciones sutiles en el sabor que esperan nuestros invitados”.

Deja un comentario