Rusia aprueba ignorar el copyright ante las sanciones

Rusia ha eliminado las penas por infringir el copyright. Una nueva legislación que a la práctica ayudará a los usuarios rusos a tener acceso a videojuegos, música y contenido que les ha sido vetado, tras las distintas sanciones por la guerra de Ucrania. Esta nueva gestión de “importaciones paralelas” ha sido aprobada por el primer ministro Mikhail Mishustin y sus implicaciones van más allá del software.

Afecta a la propiedad intelectual de los “países enemigos”. La nueva medida incluye a los 27 países de la Unión Europa, así como a otros países como Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Japón o Corea del Sur. Rusia decide ir contra las leyes internacionales y ha despenalizado las infracciones por copyright de las invenciones provenientes de estos países. En caso que un usuario ruso decida infringir la propiedad intelectual de, digamos, una serie de Netflix, un videojuego de Nintendo o un software de Microsoft, la responsabilidad penal y administrativa será del 0%.

Entre las compañías afectadas encontramos, entre otras, Microsoft, Sony, Nintendo, Activision Blizzard, Electronic Arts, Ubisoft, Take-Two Interactive, Epic Games, CD Projekt, Bungie, Rovio, Supercell o Niantic. Varias de estas empresas habían cancelado el acceso a sus juegos como medida de presión.

Qué productos o contenidos están incluidos.

Esta medida afecta tanto a bienes físicos como digitales, desde películas, música, software o videojuegos. A nivel industrial, se describe que incluye “derechos de invención, modelo de utilidad, diseño industrial en relación con programas informáticos, bases de datos y topologías de circuitos integrados”. El objetivo del gobierno ruso es centrarse en los productos de consumo que ya no estén disponibles.

Cómo se describe a nivel legal.

El nombre oficial de la legislación es el de “Plan de acción prioritario para garantizar el desarrollo de la economía rusa en condiciones de presión de sanciones externas”. En el apartado 6.7.3 de su propuesta se describe la “cancelación de responsabilidad por el uso de software (SW) sin licencia en la Federación Rusa, propiedad de un titular de derechos de autor de países que han apoyado las sanciones”. Es decir, no está legalizando el infringir copyright de manera genérica, únicamente en aquellos casos donde el titular sea de un país enemigo.

Actualmente, el código legal ruso permite al gobierno utilizar invenciones sin el consentimiento del dueño de los derechos. Sin embargo, pagaban una pequeña fianza por su uso razonable. De manera genérica, infringir el copyright está penalizado con hasta seis años de prisión o 500.000 rublos.

Otro agresivo movimiento para defenderse de las sanciones.

Este plan ruso de adoptar una posición tan unilateral proviene de la necesidad de utilizar determinados programas una vez expira la licencia. Pongamos el caso del software de Oracle o Microsoft, normalmente por suscripción. Las empresas rusas ya no pueden renovar esta licencia. Bajo esta nueva ley, esas empresas podrán seguir utilizando el software sin contar con el apoyo oficial de las empresas norteamericanas. Un uso extraoficial que habría que ver hasta qué punto es factible, ya que muchos de estos servicios funcionan bajo la nube.

Recientemente, Rusia ha vuelvo a reabrir el portal de torrents RuTracker, que hasta ahora había sido bloqueado por los ISP rusos por reincidencia en la infracción de derechos de autor.

Anonymous declara la ciberguerra a Rusia

Deja un comentario