¡HALCÓN EN PICADA LIBRE!

Por Adrián Caloca / Colaborador de Plataforma Latina

Lamentablemente las cosas no mejoran y más cerca de hacerlo, los Seattle Seahawks están demostrando una muy limitada campaña que semana a semana refuerza el miedo de la dependencia total a un Russell Wilson ausente por lesión y que incluso para algunos, las decisiones de tener que seguir teniendo en el staff a Ken Norton, seguirán sin llevarnos a rumbo fijo. Pero así las cosas tras la nueva derrota de los Halcones Marinos, 13-10 frente a New Orleans Saints.

Ambos equipos llegaron sin sus históricos quarterbacks; los locales por la anteriormente mencionada herida que le abrió paso a un Geno Smith que no se ha podido acoplar (contemplando también el nivel bajo que ha mostrado la línea ofensiva) y que además, en momentos definitorios de los últimos 3 compromisos, no ha estado a la talla para ‘salvar’ el partido.

Por otra parte, tras el retiro de Drew Brees muchos aficionados de los Santos hubieran imaginado que Teddy Bridgewater hubiera sido su sustituto inmediato, después de esa racha de victorias que tuvo al suplirlo tras una breve lesión, pero la directiva prefirió ir por el que hasta hace apenas unos años fue el titular de los Tampa Bay Buccaneers; Jameis Winston.

Entrando de fondo a lo que fue el encuentro, parecía que el Lumen Field no iba a pasar una noche tan triste cuando los dirigidos por Pete Carroll tomaron la ventaja tras una gran jugada aérea que conectó a DK Metcalf y este, corrió hasta las diagonales.

Pero a partir de ahí, el partido empezó a descomponerse para los anfitriones, a pesar de que por los próximos minutos se vislumbró un partido de buenas defensivas, hasta que el pateador de Seattle; Jason Myers, falló 2 intentos de gol de campo que definitivamente cambiaron el rumbo del encuentro, sumando a que el equipo de Luisiana logró anotar antes del descanso.

Geno Smith terminó con 12 pases completos de 22 intentos, 167 yardas por pase y un touchdown, mientras su contraparte Jameis Winston logró 19 pases de 35, 222 yardas aéreas y también una anotación.

En cuantos los corredores, las cifras también se balancearon a favor de la visita; Alvin Kamara consiguió 51 yardas en 20 intentos, contra las 35 yardas en 16 ocasiones que corrió Alex Collins.

Nueva Orleans también tuvo más tiempo el ovoide (32 minutos, en contra de los 27 de Seahawks), compensándose con la única pérdida de balón de todo el partido.

El siguiente encuentro por los Halcones Marinos será justo en Halloween, el domingo 31 de Octubre, cuando vuelvan a jugar en casa frente a los Jacksonville Jaguars a las 13:05 hora de Seattle y 14:05 del centro de México, recordando que ese día entra en vigor el horario de invierno en México.

Como dato adicional y en referencia a los partidos recientes de los Seahawks en el Lumen Field, no se conseguía un récord negativo de 0-3 como locales al inicio de una temporada desde 1992.

Deja un comentario