Entre dos mundos

Esta es una obra ficticia no recomendable para personas muy sensibles.

ENTRE DOS MUNDOS

Mamá salia todos los dias desde que yo tenia 7 años, recuerdo me dejaba con mi abuelo, no entendia por que no me hacía caso, seria que no me queria, en una ocacion recuerdo haberle gritado…

— ¡ Mamá tengo mucha hambre!

Volteó muy enojada y avento su plato de comida.

Muy triste comencé a comer.

En las noches mamá no venia a taparme, lo tenia que hacer yo solo, no me daba mi beso de buenas noches, asi que yo esperaba a que de tanto llorar se durmiera y le iba a dar su besito… asi pasaron dos semanas hasta que le grite:

—¿¡Mamá ya no me quieres!?

No me contestó… ese día tomó las llaves del carro y subió con mi peluche favorito, por lo que decidí meterme silenciósamente al carro.

Mientras mamá manejaba yo iba jugando con el señor conejo, reía muy fuerte hasta que mamá me escuchó y por primera vez dijo:

— Tranquilo mi amor sé que me extrañabas, ya casi llego OK, me da gusto oir tu risa pensaba que estabas molesto conmigo.

Yo muy contento le dije

— No mami te amo.

Ella me mando un besito por el retrovisor. ¡Susurro!! ya llegamos, bajé corriendo del carro y no lo podía creer estabamos en el cementerio, no entendía que había pasado, quién está aquí le pregunté, pero solo lloró.

Caminamos como por 10 minutos y no lo pude creer !era mi tumba!!! era yo quien ya no estaba, pero… ¡Mamá me escuchó!!!, ¿qué fue lo que pasó? le grité.

—Mami sácame de aquí por favor, llévame contigo, te amooo!!!… no me contestó lloraba muy fuerte y me pidió perdon, luego recostó al señor conejo y dijo llorando:

— Perdoname mi amor, no debí dejarte solo aquel día en que tu abuelito se quedó dormido, saliste a la calle y te atropelló un carro; por mi culpa estas aquí, mira perdoname te traje al señor conejo para que duermas con él, te extraña mucho, te amo mi amor.

Mamá me tranquilizó.

— Yo también te amo mamá… lo sé es hora de dormir. Gracias mami no es tu culpa yo no debi salirme pero traquila desde el cielo te cuidare…

Le contesté a mamá, no sé si me escuchó pero se fue tranquila…

Deja un comentario