Biden priorizará el estatus legal de millones de inmigrantes

La decisión del presidente electo Joe Biden de solicitar inmediatamente al Congreso que ofrezca estatus legal a aproximadamente 11 millones de personas en el país ha sorprendido a los defensores dado que el tema ha dividido durante mucho tiempo a demócratas y republicanos, incluso dentro de sus propios partidos.

Biden anunciará una legislación en su primer día en el cargo para proporcionar un camino hacia la ciudadanía para millones de inmigrantes en los Estados Unidos ilegalmente, según cuatro personas informadas sobre sus planes.

El presidente electo hizo campaña para un camino hacia la ciudadanía para los aproximadamente 11 millones de personas en los EE. UU. ilegalmente, pero no estaba claro qué tan rápido se movería mientras luchaba con la pandemia del coronavirus, la economía y otras prioridades. Para los defensores, los recuerdos estaban frescos del candidato presidencial Barack Obama prometiendo un proyecto de ley de inmigración en su primer año en el cargo, en el 2009, pero sin abordar el tema hasta su segundo mandato.

El plan de Biden es el polo opuesto al de Donald Trump, cuya exitosa campaña presidencial del 2016 se basó en parte en frenar o detener la inmigración ilegal.

“Esto realmente representa un cambio histórico de la agenda antiinmigrante de Trump que reconoce que todos los inmigrantes indocumentados que se encuentran actualmente en los Estados Unidos deben ser colocados en el camino hacia la ciudadanía”, dijo Marielena Hincapie, directora ejecutiva del Centro Nacional de Leyes de Inmigración, quien fue informada sobre el proyecto de ley.

Si tiene éxito, la legislación sería el mayor paso hacia la concesión de estatus a personas ilegalmente en el país desde que el presidente Ronald Reagan otorgó amnistía a casi 3 millones de personas en 1986. Los esfuerzos legislativos para reformar la política de inmigración fracasaron en el 2007 y el 2013.

Ron Klain, el nuevo jefe de personal de Biden, dijo el sábado que Biden enviará un proyecto de ley de inmigración al Congreso “en su primer día en el cargo”. No dio más detalles y la oficina de Biden se negó a comentar sobre detalles.

Los defensores fueron informados en los últimos días sobre las líneas generales del proyecto de ley por Esther Olivarria, subdirectora de inmigración en el Consejo de Política Interna de la Casa Blanca.

Domingo García, expresidente de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos, dijo que Biden dijo a los defensores en una llamada el jueves que el juicio político de Trump en el Senado podría retrasar la consideración del proyecto de ley y que no deberían contar con su aprobación dentro de los primeros 100 días.

“Me sorprendió gratamente que iban a tomar medidas rápidas porque obtuvimos las mismas promesas de Obama, quien fue elegido en el 2008, y fracasó totalmente”, dijo García.

Ali Noorani, presidente del Foro Nacional de Inmigración y entre los informados el jueves por la noche, dijo que los inmigrantes serían puestos en un camino de ocho años hacia la ciudadanía. Habría una vía más rápida para aquellos en el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, que protege a las personas de la deportación si llegaron al país cuando eran niños pequeños, y el Estatus de Protección Temporal, que otorga un estatus temporal a cientos de miles de personas de países con conflictos devastadores, muchos de ellos provenientes de El Salvador.

La vicepresidenta electa Kamala Harris ofreció comentarios similares en una entrevista con Univision que se transmitió el martes, diciendo que los beneficiarios de DACA y TPS “obtendrán automáticamente tarjetas de residencia” mientras que otros estarían en un camino de ocho años hacia la ciudadanía.

Las actitudes más favorables hacia la inmigración, especialmente entre los demócratas, pueden pesar a favor de Biden esta vez. Una encuesta de Gallup el año pasado encontró que el 34% de los encuestados estaba a favor de una mayor inmigración, frente al 21% en 2016 y más alto que en cualquier otro momento desde que se comenzó a hacer la pregunta en 1965. La encuesta encontró que el 77% sentía que la inmigración era buena para el país en conjunto, ligeramente superior al 72% en el 2016.

Noorani dijo que la separación de más de 5,000 niños de sus padres en la frontera, que alcanzó su punto máximo en el 2018, alejó a los votantes de las políticas de Trump, particularmente a los conservadores y evangélicos. Él cree que una perspectiva en constante cambio para los beneficiarios de DACA también perjudicó a Trump entre las personas que sentían que los estaba usando como “peones políticos”.

“Lo que estaba grabado en su mente fue la separación familiar. Se desquitaron con el Partido Republicano en el 2018 y se desquitaron con Trump en el 2020 ”, dijo Noorani. “Para poner un punto muy bueno, quieren poner fin a la crueldad de la administración Trump”.

Es imposible saber con precisión cuántas personas se encuentran en el país ilegalmente. El Pew Research Center estima que hubo 10.5 millones en el 2017, por debajo de un máximo histórico de 12.2 millones en el 2007.

El Departamento de Seguridad Nacional estima que había 12 millones de personas en el país ilegalmente en el 2015, casi el 80% de ellas por más de 10 años. Más de la mitad eran mexicanos.

Fuente: apnews.com

📷 El presidente electo Joe Biden sale del St. Joseph en la iglesia católica Brandywine, el sábado 16 de enero de 2021, en Wilmington, Delaware (Foto AP / Matt Slocum)

Deja un comentario