Se prepara el escenario para el juicio político, Pence rechazó invocar la enmienda 25

La Cámara de Representantes de EE. UU. votó para pedir formalmente al vicepresidente, Mike Pence, que invoque la enmienda 25 y despoje a Donald Trump de su autoridad presidencial después de que Trump incitó a una turba que encabezó un asalto mortal al Capitolio de EE. UU. la semana pasada.

Antes de la votación en gran parte simbólica, Pence rechazó el llamado para arrebatar a Trump del poder, allanando efectivamente el camino para que la Cámara avance con el juicio político.

Sin embargo, poco antes de la medianoche, la Cámara votó en gran medida siguiendo las líneas del partido para adoptar la resolución no vinculante que pedía a Pence que declarara a Trump “incapaz de ejecutar las funciones de su cargo y ejercer inmediatamente sus poderes como presidente en funciones”. La votación final fue de 223 a 205, con un republicano respaldando la medida.

Violación del Capitolio: los republicanos bloquean la resolución que pide a Pence que invoque la 25a enmienda – video

En una carta dirigida a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, publicada mientras la Cámara debatía la resolución, Pence dijo que no creía que “tal curso de acción sea lo mejor para nuestra nación o sea compatible con nuestra constitución” y advirtió que los esfuerzos para destituir a Trump de su cargo corrían el riesgo de “dividir aún más e inflamar las pasiones del momento”.

La carta llegó después de que Pelosi le diera al vicepresidente lo que equivalía a un ultimátum, con una ventana de 24 horas para responder: o despojar a Trump de su poder o permitirle convertirse en el primer presidente en la historia de Estados Unidos en ser acusado por segunda vez.

“¿Quién sabe qué podría hacer a continuación?” dijo en un discurso en el piso, implorando a Pence que destituya a un presidente capaz de “actos de sedición inestables y desquiciados”.

Momentos después, Pelosi anunció al equipo de gerentes de juicio político de la Cámara de Representantes que procesarían el caso contra Trump en el Senado. El equipo estaría dirigido por el congresista de Maryland Jamie Raskin, un ex profesor de derecho constitucional que fue el autor de la resolución y ayudó a redactar el artículo de juicio político en su contra.

Durante una audiencia del comité más temprano el martes, Raskin intentó persuadir a Pence para que actuara. “Ha llegado el momento de una emergencia de la enmienda 25”, dijo. “Ha llegado a nuestra puerta. Ha invadido nuestra cámara”.

Antes de la votación del martes, varios miembros republicanos apoyaron el juicio político, incluida Liz Cheney , la tercera republicana de la Cámara de Representantes, quien dijo que “nunca había habido una traición más grande por parte de un presidente de los Estados Unidos” que el estímulo de Trump a una insurrección en la sede del gobierno estadounidense.

“El presidente de los Estados Unidos convocó a su mafia, reunió a la mafia y encendió la llama de este ataque”, dijo en un comunicado mordaz. “Todo lo que siguió fue obra suya”.

Según los informes, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, ha dicho a sus asociados que cree que Trump cometió delitos que se pueden impugnar, aunque no ha expresado su apoyo público para destituir al presidente de su cargo.

En los días transcurridos desde que una turba reclamó el Capitolio, lo que envió a los legisladores a luchar bajo los escritorios en busca de seguridad, el miedo se ha convertido en furia a medida que han surgido detalles sobre la falla de seguridad que los dejó vulnerables, y el papel de Trump y sus aliados en avivar la situación con violencia. Lo que exacerbó la ira fue la absoluta falta de remordimiento de Trump.

Más temprano el martes, el presidente arremetió contra los demócratas por liderar el esfuerzo para destituirlo antes de que termine su mandato la próxima semana, y no asumió ninguna responsabilidad por el violento levantamiento que dejó cinco muertos y amenazó la vida de miembros del Congreso, personal del Congreso, el cumplimiento de la ley, periodistas y su propio vicepresidente.

En cambio, afirmó que sus comentarios incendiarios a los leales en un mitin en Washington antes del ataque al Capitolio, donde los instó a marchar hacia el Capitolio en un intento desesperado por anular los resultados de una elección que perdió, fueron “totalmente apropiados” y culpó Demócratas por dividir aún más a la nación.

“La enmienda 25 no tiene ningún riesgo para mí, pero volverá a perseguir a Joe Biden y la administración de Biden”, dijo Trump en declaraciones desde Alamo, Texas, después de visitar el muro en la frontera entre Estados Unidos y México.

 Mike Pence ha dicho que no invocará la Enmienda 25 para destituir a Donald Trump. 
Fotografía: Michael Reynolds / EPA

La resolución del martes por la noche pidió a Pence y a los miembros del gabinete que invoquen la enmienda 25 de la constitución y destituyan a Trump del poder. Pidió a Pence que asumiera inmediatamente “los poderes y deberes del cargo como presidente en funciones”.

Tal acto, decía la resolución, “declararía lo que es obvio para una nación horrorizada: que el presidente no puede cumplir con éxito los deberes y poderes de su cargo”.

La enmienda 25 permite al vicepresidente, con el apoyo de la mayoría del gabinete, destituir a un presidente que se considere “incapaz de cumplir con los poderes y deberes de su cargo”.

Trump y Pence se reunieron el lunes por la noche por primera vez desde el asalto, durante el cual algunos alborotadores corearon “cuelguen a Mike Pence” porque rechazó las demandas públicas de Trump de bloquear la certificación del Congreso por la victoria electoral de Biden, un poder que él no tenía.

Los dos hombres se comprometieron a seguir trabajando juntos durante el resto de su tiempo en el cargo, según un alto funcionario de la administración.

Tres funcionarios del gabinete renunciaron a raíz de la invasión del Capitolio, pero ninguno pidió la destitución de Trump.

Se espera que la Cámara avance rápidamente con el juicio político, comenzando el debate sobre si Trump cometió “delitos graves y faltas” el miércoles, solo una semana antes de que Biden preste juramento.

Un solo artículo de juicio político acusa a Trump de “incitación a la insurrección” y cita directamente el discurso del presidente a los partidarios en la manifestación cerca de la Casa Blanca el 6 de enero. “Si no luchas como el infierno”, imploró Trump, “ya no vas a tener un país”.

Los miembros del Congreso se reunieron antes de la votación el martes por primera vez desde el ataque, en medio de una mayor seguridad tanto dentro como fuera del edificio. Los vidrios rotos y los detectores de metales recién instalados fueron recordatorios de la brecha y de la continua amenaza de violencia antes de la inauguración de Biden. Antes de la votación, los legisladores guardaron un momento de silencio por los dos policías del Capitolio que murieron tras defender el edificio durante el sangriento asedio.

Deja un comentario