Joe Biden acepta la nominación a la candidatura demócrata para las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre

La Convención Demócrata concluyá el jueves. Joe Biden, el exvicepresidente de la era Obama, se convirtió formalmente en el candidato presidencial y así comenzará una nueva fase de la campaña electoral de 2020, con Donald Trump como el rival a vencer. Biden criticó con dureza la gestión de Trump durante la pandemia de la covid-19 y prometió guiar al país para que salga de esta “temporada de oscuridad”.

Participaron Pete Buttigieg, exalcalde de South Bend, Indiana; Beto O’Rourke, excongresista por Texas; Michael Bloomberg, también exaspirante presidencial y exalcalde de Nueva York; Amy Blouchar, senadora por Minnesota; Tammy Baldwin, senadora por Illinois, entre otros.

Nuestro presidente ha fallado en su deber más básico para con esta nación.
No pudo protegernos.
No pudo proteger a Estados Unidos.
Y eso es imperdonable.

El miércoles la senadora californiana Kamala Harris aceptó la nominación demócrata y se convirtió en la primera mujer negra candidata de un gran partido a la vicepresidencia de Estados Unidos. “Estamos en un punto de inflexión. El caos constante nos deja a la deriva. La incompetencia nos hace sentir asustados. La insensibilidad nos hace sentir solos. Es mucho. Y esta es la realidad: Podemos hacerlo mejor y nos merecemos mucho más”, dijo Harris. Uno de los momentos que marcó la noche fue el potente discurso de Barack Obama. El expresidente habló de la importancia de la democracia y la dirección que el país ha tomado desde que Trump es presidente. “Donald Trump no ha hecho el trabajo porque no puede, y las consecuencias de ese fracaso son graves”, dijo Harris.

Democratic vice presidential candidate Sen. Kamala Harris, D-Calif., speaks during the third day of the Democratic National Convention, Wednesday, Aug. 19, 2020, at the Chase Center in Wilmington, Del. (AP Photo/Carolyn Kaster)

La historia ya está hecha, pero los demócratas necesitan ahora ganar la elección del 3 de noviembre. Que eso no es fácil lo recordó la intervención de Clinton. El Partido Demócrata busca en las presidenciales superar el trauma de su inesperada derrota de 2016, cuando un candidato insólito, que llegó a parecer un sabotaje contra los republicanos, arrebató la Casa Blanca a una candidata que parecía de manual. “Entonces dije que le debíamos una oportunidad, todos los presidentes merecen uno”, dijo Clinton; “ojalá Trump hubiese sabido ser un buen presidente”.

La ex primera dama reclamó a las bases que voten en masa, un llamamiento con un regusto amargo. “Durante cuatro años, la gente me ha estado diciendo: ‘No sabía lo peligroso que era él’. ‘Ojalá pudiera volver atrás’. O peor: ‘Debí haber votado’. Esta no puede ser otra elección del ‘ojalá hubiera’ o ‘debí haber…”

Harris, de 55 años, es algo más que la número dos de la carrera electoral de Joe Biden, es una probable candidata presidencial en 2024 si ganan este otoño, ya que el exvicepresidente de la era Obama, de 77 años, ha dejado caer en su entorno que no repetirá mandato. Ese era, de hecho, el puesto al que aspiraba ella hace un año cuando se postuló a las primarias demócratas. Fue dura, tuvo algunos momentos estelares, pero sus datos en los sondeos eran malos y se retiró pronto. Calculó bien. Esta noche recogió parte de los frutos. La senadora, además, también permite vislumbrar un relevo generacional que no se produjo en las primarias. El suyo fue uno de los nombres del futuro del partido designados por Obama cuando estaba a punto de dejar la Casa Blanca, hace cuatro años.

El expresidente se dirigió a los votantes este miércoles por la noche desde un sitio tan significativo como el museo de la Revolución Americana, en Filadelfia, donde se firmó la Constitución. Tachó a Donald Trump de incompetente absoluto y de peligro para la democracia. “No ha mostrado ningún interés en tratar la presidencia como algo diferente a un reality show más, que puede usar para obtener la atención que ansía. Donald Trump no se ha adaptado al trabajo porque no puede. Y las consecuencias de ese fracaso son graves. Más de 170.000 estadounidenses muertos”, dijo.

“Lo que hagamos en los próximos 76 días dejará su eco en las generaciones venideras”, advirtió. Pidió confianza en la “la capacidad de Joe y Kamala para sacar al país de estos tiempos oscuros”. Biden, que fue su número dos durante los dos mandatos (2009-2017), “restaurará el lugar de Estados Unidos en el mundo”, prometió. “Joe conoce el mundo y el mundo conoce a Biden”, recalcó. Trump reaccionó en su cuenta de Twitter, publicando mensajes en letras mayúsculas y exclamaciones, en los que acusaba a Obama, sin base, de espiar su campaña o le echaba en cara que había tardado mucho en respaldar la candidatura de Biden.

Fuente: El Pais

Deja un comentario